Revista con la A

25 de enero de 2021
Número coordinado por:
Violeta Doval Hernández
73

Marruecos: un balance de las conquistas feministas y los desafíos actuales contado por sus protagonistas

Khadija Tnana: Artista internacional y ex responsable de Cultura en la ciudad de Fez

Khadija Tnana

Khadija Tnana

Hablamos con la célebre artista Khadija Tnana de su obra censurada, “kamasutra”, en el Centro de Arte Moderno de Tetuán (Marruecos), de su participación en el vídeo feminista, “el violador eres tú”, así como de su paso en la Alcaldía de Fez como responsable de Cultura.

Khadija Tnana nació en Tetuán. Estudió Ciencias Políticas y desde 1975 fue profesora en la Facultad de Derecho de Fez. En 1983 es nombrada teniente alcalde en Fez. En ese periodo crea el Foro de la Creatividad de las Mujeres para toda la región árabe, que ha presidido hasta 2009. Desde 1993 se dedica a las artes plásticas de forma autodidacta. Comisaria de la exposición de apoyo a Palestina “Maakoum” en el Cairo, en 2001. En Alemania, expone en el Festival de Arte Contemporáneo de Schlachten y en los principales Festivales de Arte contemporáneo en Francia, España, Senegal., Italia, Egipto, Túnez, etc. Ha sido miembra del consejo de Festivales de países árabes y del grupo artístico Ras-Al-Hanut. Es presidenta de la Fundación Tnana-Art y de la asociación teatral Aquarium. Actualmente colabora con numerosas asociaciones feministas del norte de Marruecos.

Imagen de la obra “Kamasutra” [1]

Violeta Doval: ¿Cómo surge la obra “Kamasutra”?

Khadija Tnana: Esta instalación surge en un momento en Marruecos donde  había mucho debate político, social y académico sobre la falta de educación sexual en las y los jóvenes y las consecuencias de esto sobre la violencia en nuestra sociedad. Yo pensé que quería participar en este debate, con una pieza artística. Por lo que hice una primera obra para la bienal de Casablanca con 365 piezas de cerámica que constituían la mano de Fátima.

El kamasutra tuvo en su origen un componente religioso en la India, una filosofía que trata del lado emocional, espiritual, unido a la parte erótica. Yo quería integrar estas dos partes, por lo que uní la mano de Fátima, que tiene una parte espiritual en los países árabes, junto a las figuras eróticas. Porque creo que en una sociedad cuando hay una satisfacción sexual esto lleva a mayor armonía y equilibrio social. Este era el objetivo de la obra.

Imágenes de la obra “Kamasutra” [2]

V.D: La obra estuvo expuesta previamente en Casablanca sin haber recibido censura ¿Cómo explica la decisión del Museo Contemporáneo de Tetuán?

K.T: Sí, en la primera bienal de Casablanca estuvo expuesta y también en Italia y no pasó nada. Las mujeres tuvieron una reacción muy positiva, se acercaban a mirar la obra de cerca… Los hombres parecía que tenían una reacción un poco rara, como si tuvieran miedo de acercarse y mostrar su intimidad. Pero en Tetuán retiraron la obra bajo pretexto de que la sociedad es tradicional y que “podían pasar niños”. El Museo reaccionó y el Ministerio de Cultura lo confirmó. Después de esto, yo decidí fotografiarme con la boca y las manos tapadas, para representar la falta de libertad de expresión…

V.D: La censura de esta obra ha tenido un eco internacional, ¿Cómo le afectó todo lo ocurrido?

K.T: He recibido mucho apoyo y reacciones muy positivas: salieron muchos artículos en la prensa internacional europea y en algunos países árabes. Me invitaron a una mesa de debate en una asociación de derechos humanos en Casablanca, y también en la televisión en Beirut (Líbano) para hablar de la obra y la censura, por lo que esto me ha dado más fuerza para profundizar sobre este tema… He conseguido mi objetivo: que la sociedad tome consciencia de este problema que sufren las y los jóvenes en Marruecos, y comience a hablar de la importancia de la educación sana entre ambos sexos para una sociedad más sana y con menos conflictos. Porque reivindico una sociedad equilibrada y creo que este tipo de cosas crean un poquitín más de conciencia. Los tabúes van a ir poco a poco desapareciendo.

V.D: ¿Es la primera vez que se censura una obra suya? 

K.T: Sí. He tenido censura, pero no directa. Por ejemplo, cuando se te excluye o no te invitan a las exposiciones… Hay una censura subterránea.

La artista Khadija en primer plano en el vídeo “El violador eres tú”

V.D: ¿Cómo surgió su participación en el vídeo de la versión marroquí del himno “el violador eres tú”?

K.T: Tengo relación con asociaciones de mujeres en Tetuán y existe actualmente una discusión a nivel intelectual y política sobre las libertades individuales. Esto llevó a asociaciones de la región a crear la Plataforma “Mi cuerpo es mi libertad”. Se quería hacer una petición de dos millones de firmas para reivindicar ciertos derechos al gobierno, y yo proponía hacer algo artístico también… Porque el lado artístico es muy importante… por ejemplo, en el año 2000, con la marcha mundial de mujeres que salió de Canadá, nosotras participamos con otra marcha en Rabat con algo menos de un millón de personas y yo fui responsable del lado artístico. Y ahí hicimos una marcha con música, baile, máscaras, poemas, para llamar la atención (También hubo otra marcha de islamistas, en Casablanca, con un millón de personas).

V.D: ¿Entonces usted creó la coreografía del vídeo?

K.T: Yo quería que Marruecos fuera el primer país en hacer la versión del himno, pero vino primero Túnez, y Líbano… No teníamos mucho tiempo, ni muchos medios… No teníamos un coreógrafo en Tetuán… así que ideamos una primera versión y la lanzamos para ver las reacciones… Cuando salió mucha gente lo apoyó, pero hubo reacciones muy, muy duras… Criticando la edad de las mujeres que participábamos en el vídeo, cosas personales…Pero con sus críticas han hecho que todo el mundo quiera verlo… Hasta ahora, cuando salgo, la gente me dice “¿Es usted la del vídeo del violador eres tú?” Todo Marruecos lo ha visto. Cuando criticas de una forma cruel y vulgar todo el mundo quiere verlo. Creo que si no fuera por el coronavirus, el vídeo habría logrado avances.

V.D: ¿Cómo le han afectado estas reacciones?

K.T: Yo estoy muy blindada, porque para hacer política hay que ser como un tanque y que los ataques no te afecten. Cuando trabajé en el Ayuntamiento había escuchado ya cosas, por lo que esto no es nada… Me ha hecho más fuerte. Tengo experiencia en la política desde pequeña. Mi padre fundó el movimiento nacionalista en Tetuán y yo participaba en manifestaciones desde pequeña por la Independencia de Marruecos. El grito de “libertad” calaba en mí y lo he asumido en todos los sentidos…

Imagen de la obra “Fuente misteriosa” expuesta en Rabat

Imagen de la obra “Fuente misteriosa” expuesta en Rabat

V.D: En Alemania, en el Festival de Arte Contemporáneo de Schlachten (2015) sobre las Migraciones, usted representó fragmentos de cuerpos femeninos que conforman la silueta de dos pies ¿Qué representan?

K.T: Para este Festival cerca de Berlín quise representar a las mujeres que son llevadas de su país natal a otro país para ejercer la prostitución, sobre todo las sociedades de Europa del Este, donde por los cambios políticos, muchas mujeres no encuentran trabajo y deciden irse o son utilizadas para la prostitución. Era consciente del problema de la trata, de esa forma de esclavitud de mujeres blancas. Y por eso, con la misma idea del “Kamasutra”, he dibujado un pie conformado con cuerpos de mujeres cortados. El otro pie está constituido por las mujeres de África que vienen a Europa con el mismo fin… La obra hace referencia a este dolor y esta esclavitud del siglo XXI.

V.D: Usted fue comisaria en Egipto de la exposición «Maakoum» (“Con vosotros”) sobre el conflicto en Palestina, ¿Cómo fue esta experiencia?

K.T: En ese momento estábamos conmocionados viendo a esos jóvenes y niños lanzando piedras frente a los sionistas y sus armas sofisticadas…Yo conocía al director de la Media Luna Roja y pensamos hacer una exposición en Gaza, que al final se hizo en el Cairo. Invitamos a 16 artistas de nueve países árabes…  Al principio no contábamos ni con un local para la exposición porque todas las galerías estaban ya reservadas, pero coincidió con los ataques del 11 de septiembre, por lo que hubo cancelaciones de viajes de algunos artistas a una galería y pudimos alquilar finalmente una sala… Fue como una exposición de militancia política… Se cantaron himnos palestinos y hubo mucha asistencia…

Khadija en la Marcha por las mujeres en Rabat (2000)

Khadija en la Marcha por las mujeres en Rabat (2000)

V:D: Antes de trabajar como artista, usted pasó un periodo en el Ayuntamiento de Fez, ¿Qué rescataría de esta experiencia?

K.T: Aunque no soy de Fez, llegué allí en 1975 como profesora de universidad y militante del partido socialista. En 1983 decidí presentarme a las elecciones en esta ciudad, que se consideraba la cuna de la élite política marroquí desde la Independencia. Y allí hice una campaña diferente. No pedía votos, sino que decía: ¿Qué creéis que se puede hacer con este presupuesto con un enfoque participativo?… Al final tuve más votos que ningún compañero del partido, pero como una mujer alcalde en ese momento era impensable, me nombraron adjunta de alcalde.

V.D: Fue la primera mujer elegida en el Ayuntamiento de Fez, ¿qué obstáculos encontraba?

K.T: La experiencia fue dura, pero quise dejar un buen ejemplo para ser la puerta para las siguientes mujeres y por eso trabajé mucho más que mis compañeros, para conseguir esa confianza. Ellos pensaban que tenían una mujer “adorno” y me llamaban cuando había visitas internacionales para mostrar que había mujeres en el gobierno. Al principio yo llevaba el área de deporte, y ahí salía la discriminación al cuestionarme cómo yo podía llevar eso. Por esta razón pasé a ser responsable de la Cultura en el Consejo….

V.D: Desde Cultura, promovió muchas iniciativas pioneras en los 80s como el Foro de la creatividad de las mujeres…

K.T: Quise integrar a todos los agentes de la cultura en un enfoque participativo, pero había tensiones políticas y era difícil realizar compromisos conjuntos. Entonces pensé en trabajar con ciertos grupos y al menos intentar potenciar la creatividad de las mujeres. Porque los aportes culturales de muchas mujeres no son visibilizados, aunque existan sus obras, muchas veces no son conocidas ni se ponen en el foco de atención. De ahí surgió la idea de crear el Foro y hacer cada año encuentros con un tema diferente. Pensamos que las mujeres occidentales no tienen nuestras preocupaciones porque ellas han logrado ya algunos derechos, por lo que decidimos centrarnos en la mujer musulmana y árabe. Y así, durante 6 años hicimos encuentros temáticos, invitamos a directoras de cine del mundo árabe, artistas… Creamos un Premio para mujeres poetas, que ha impulsado a mujeres muy reconocidas hoy. Hicimos también la primera Feria del libro de la mujer… Era magnífico juntar a mujeres tan potentes… muchas sinergias…

V.D: ¿Sigue activa la asociación?

K.T: Después de dejar el Ayuntamiento, la asociación no pudo mantener los fondos, por lo que ha seguido sólo a nivel nacional hasta 2009, que es cuando me mudé a Tetuán, y ahí la asociación ha parado…

V.D: ¿Compaginó siempre la pasión del arte y de la política?

K.T: Yo nací con la pasión al arte… Quería ser actriz, bailaría, pero mi familia no lo habría aceptado nunca. Mi madre era de una familia aristocrática muy tradicional (mi abuelo, un gran juez en Tetuán). Por esto, decidí estudiar Ciencia Política. Fui a París en 1969, un año después del movimiento del 68, participando de ese ambiente… soñábamos con un mundo mejor. Pero en 1993, por circunstancias personales y sociales, volví a nacer, porque dejé la política para dedicarme al mundo artístico por dos razones. Una, que era el momento en el que el partido socialista pasó al poder político de una forma opaca y para mí dejó de representar mis ideas. Y segunda porque mi energía es más creativa y más libre… Y esto es difícil en un partido político dónde tienes siempre que obedecer a la autoridad del partido, medir tus palabras, etc.

 

NOTAS

[1] Foto disponible en: https://www.founoune.com/index.php/theorie-de-lart-propre-a-de-beaux-jours-devant-khadija-tnana-maroc/

[2] Foto disponible en: https://en.qantara.de/content/spotlight-on-sahih-al-bukhari-rocking-the-foundations-of-islam?nopaging=1

This page as PDF :: VERSIÓN EN PDF
Share

About Author

doma

doma

NO es NO - Feminismo. Ni un paso atrás - #sinconsentimientoesviolación