Revista con la A

25 de enero de 2021
Número coordinado por:
Violeta Doval Hernández
73

Marruecos: un balance de las conquistas feministas y los desafíos actuales contado por sus protagonistas

Fatima Outaleb: Activista de la Unión de Acción Feminista, organización pionera de Marruecos

Fatima Outaleb

Fatima Outaleb es defensora de DDHH y activista feminista. Procedente de Tiznit, al sur de Marruecos, de una familia “amazigh”, fue posteriormente a Rabat dónde se graduó en Literatura inglesa y en Estudios de Género. Fatima es miembra de la Red por Derechos Humanos Karama (www.elkara.ma). En 2002 dirigió el centro de acogida de mujeres víctimas de violencia de la Unión de Acción Feminista y colaboró en la apertura de otros centros similares en Túnez. Actualmente, es miembra experta del Consejo Norte-Sur de Europa y representante de los países MENA en la Red Global de Refugios de Mujeres GNWS. Es también parte del comité directivo de organizaciones feministas, como Alianza Feminista por los Derechos FAR y ABAAD.

Violeta Doval: En la región bereber del Rif, miles de personas salieron a la calle en octubre 2016 reclamando oportunidades a nivel económico y social, así como acceso a los servicios sanitarios, parecía un reinicio de la primavera árabe…

Fatima Outaleb: En Marruecos hay regiones que han prosperado y otras como el Rif que están fuera de este desarrollo central. Los proyectos que han sido financiados no han llegado a la gente por casos de corrupción que quedan impunes. Por eso pedimos que se juzgue a los ministros encargados del dossier de desarrollo de esta región que pretendía mejorar los hospitales de la zona y traer inversión. El fiscal les ha prohibido trabajar en la política, pero esto no es suficiente. Encarcelan a un joven que protestaba y a un político corrupto no. Fue en Alhucemas donde empezaron las revueltas. Los jóvenes se manifestaron contra la injusticia, la falta de hospitales, de trabajo. Todo empezó con un vendedor ambulante de pescado, al que un policía le quitó la mercancía y al ir a recuperarla murió en el camión triturador de basura… Fue algo horrible. Hubo protestas que siguieron a esto, manifestaciones. La gente reclamaba que el rey se fuera… hubo muertos…

Esperamos que los jóvenes del Rif sean liberados y que no vuelva a excluirse a esta región del desarrollo del país

V.D: En 2019, el Tribunal de Casablanca ha emitido condenas que suman más de 300 años de prisión con cientos de personas encarceladas y penas de 20 años de cárcel para estos jóvenes

F.O: Esperamos que todo el mundo sea liberado y que el Rif no se excluya del desarrollo del país. Y que este tipo de cosas no pase más en Marruecos porque son violaciones de derechos humanos. Condenar a 20 años de prisión por esto es inimaginable en el Marruecos de hoy. No soy abogada, pero tengo compañeras que han defendido a los jóvenes y dicen que no eran separatistas del Rif, que está todo fabricado. Y cuando reclamamos por qué 20 años de prisión, el fiscal dice que tienen sangre en sus manos, porque hubo muertos en la policía también.

V.D: La población amazigh (bereber) constituye casi la mitad de la población marroquí y la Asamblea Mundial amazighe denuncia múltiples formas de discriminación. Como mujer de origen amazigh, ¿cómo lo percibes?

F.O: Mis padres son de origen amazigh y yo soy una defensora de los derechos de este pueblo. Hemos sufrido mucho con la sociedad árabe. Además de ser una mujer en un país conservador como Marruecos dónde tienes todas las discriminaciones del mundo, siendo amazigh eres doblemente discriminada.

Ser mujer y bereber amazigh supone una doble discriminación en Marruecos

Los colegios enseñan en árabe y las y los niños amazigh se enfrentan al aprendizaje de la lengua árabe en inferioridad de condiciones. Esta es la primera barrera. Al llevar un apellido amazigh, no se tendrá la suerte de otras personas con apellidos árabes de Fez o Rabat, los grandes nombres que siempre son promocionados y ocupan los puestos de decisión en Marruecos. Las mujeres víctimas de violencia amazigh pueden encontrar aún más obstáculos en los tribunales, por no manejar bien la lengua árabe… Ser mujer y bereber amazigh supone una doble discriminación en Marruecos.

V.D: La nueva Constitución en 2011 reconoció la lengua tamazigh como una lengua oficial…

F.O: Sí, pero desafortunadamente no hay una ley orgánica para poner en marcha las provisiones de la Constitución. Desde 2011, no se ha hecho nada para traducirla en una mejora en la vida real de la gente. En los tribunales no hay traductores, por lo que en ocasiones puede haber jueces que hablen bereber pero no hay ninguna garantía de que una persona que no hable árabe vaya a ser atendida bien.

No obstante, sí se puede decir que ha habido ciertas mejoras… por ejemplo, la discriminación sobre la base de la lengua no es aceptada y los documentos oficiales están en francés, árabe y tamazigh. Empieza a haber un reconocimiento del Estado y se ha intentado también visibilizar el alfabeto amazigh. También hay una cadena nacional de televisión en lengua tamazigh (desde 2010).

El problema es la puesta en marcha de las leyes y la estigmatización que persiste de los bereberes.

V.D: ¿Qué lengua utilizas habitualmente?

F.O: Yo siempre he hablado tamazigh, incluso cuando vine a Rabat a estudiar a la facultad. Pero en mi familia hablábamos los dos idiomas, tamazigh con la familia de mi padre y el árabe con la familia de mi madre, porque habían vivido también en Marrakech…Yo no puedo hablar el árabe con alguien que es amazigh. Hay personas amazigh que se fuerzan para hablar árabe y la gente les ridiculiza, por lo que siempre he intentado defenderles y ayudarles.

V.D: El auge del partido islamista, ¿en qué medida ha influido en las tradiciones culturales amazigh?

Región mayoritaria de uso de la lengua amazigh en Marruecos

F.O: Cada año celebramos una fiesta amazigh, y por poner un ejemplo, conozco a una mujer con la que solíamos celebrarla. Pero cuando empezó a beneficiarse de un curso de alfabetización del partido islámico PJD, ha cambiado totalmente y me ha dicho que no habría fiesta porque iba contra el Corán y que cantar estaba prohibido. Empezó a llevar burka y a ir mucho a la mezquita. Su hija me ha dicho que le habían lavado el cerebro los islamistas.

V.D: Algunos analistas señalan que el rey ha tenido un rol de moderador del discurso islamista en los últimos años ¿te parece adecuada esta percepción?

F.O: Si, el rey, o digamos el Estado, se dio cuenta hace años de que había un incremento del integrismo en las mezquitas, por lo que formó a grupos de mujeres para dar cursos de alfabetización con un lenguaje moderado (un islam con tolerancia) en espacios públicos, centros de jóvenes, mezquitas, etc., y ha funcionado. Hay menos personas ahora que llevan burkas y menos espacios donde se imparte esta filosofía. Esta mujer amazigh de la que hablaba nos ha invitado a la fiesta y hemos bailado y cantado…

V.D: ¿Cómo ves en general la situación hoy de las mujeres en Marruecos?

F.O: Somos una sociedad muy abierta y muy tradicional también. En las grandes ciudades, como Rabat o Casablanca, hay ciertos barrios de negocios donde se puede ver a las jóvenes ingenieras trabajando y haciendo una vida social abierta… pero en las pequeñas ciudades o en las zonas populares la tradición está ahí, y aunque puedes vivir sola o salir por la noche, esto está mal visto o habrá riesgos…

Tenemos al PJD en el poder y hay un retroceso. La Constitución de 2011 establece en su artículo 19 la paridad y, según este, se tenía que haber constituido un comité, una autoridad sobre las cuestiones de violación de derechos de las mujeres, la paridad, parar la discriminación etc., pero el partido PJD han bloqueado todo… Todas las provisiones de la Constitución no han implantado aún, positivamente, en la vida de las mujeres marroquíes.

La discriminación está ahí, la vemos en la estadística, hay más hombres diplomados que trabajan que mujeres, a pesar de tener la misma formación

  V.D: ¿Qué aspectos discriminatorios destacarías?

F.O: La discriminación está ahí, la vemos en la estadística, hay más hombres diplomados que trabajan que mujeres, a pesar de tener la misma formación. Hay empresas que no quieren contratar a las chicas porque pueden quedarse embarazadas, o chicas que sacrifican su vida conyugal por su trabajo.

Hay cosas que sí cambian. En la función pública nos pagan lo mismo, tenemos los mismos exámenes de promoción, pero en el área privada es verdaderamente la explotación: las mujeres son menos pagadas que los hombres, sobre todo en el sector informal, en la agricultura, la industria, no tienen seguridad social… Y en la cuestión de la propiedad de la tierra, solo el 7 por ciento de las mujeres tienen la propiedad, y el 93% de la propiedad es de los hombres… Es catastrófico, porque la hermana no puede heredar, es el hermano el que hereda…

 V.D: ¿Cómo crees que habría que confrontar estos desafíos?

F.O: Tenemos como desafío reconquistar el espacio público, trabajar con la gente, bajar a las calles, a las mezquitas, a los baños públicos, y tratar de dialogar con la gente y hacerles comprender lo que hacemos… Hay mucho trabajo hecho a nivel de cambios legislativos, pero no hemos cambiado las tradiciones o mentalidades. Las mentalidades se están deteriorando, porque el aumento de los islamistas ha hecho más grande el abismo entre progresistas y conservadores… Por lo que siento que hay dos tendencias: demócratas y conservadores, y la población está secuestrada por la desinformación por lo que es muy difícil decir que mañana la sociedad marroquí va a seguir el movimiento de cambio progresista. La sociedad está dividida…

A veces a nuestras organizaciones feministas la gente no las escucha porque no hablas la lengua de la mezquita sino la lengua de los derechos humanos que, para ellas y ellos, es importado y destructor

V.D: ¿Cómo fue dirigir un centro de mujeres supervivientes de violencia?

F.O: En 2002, dirigí el primer centro creado por la Unión de Acción Feminista, en Rabat. Me focalicé mucho en hacer formaciones para promover la autonomía económica posterior de las mujeres, pero era difícil porque la mayoría eran analfabetas. No queríamos hacer formaciones de cocina, costura, peluquería, que refuerzan la estereotipación, así que intentamos hacer algo nuevo… Al final creamos un centro profesional al lado del centro.

También realicé formaciones al personal del centro de Tamkeen, en Túnez, que funciona mucho mejor que nuestro centro, porque el Estado les finanza todo y es más sostenible. Nuestro centro es únicamente gestionado por la AUF.

V.D: Además de este centro de acogida, la Asociación de Acción Feminista realiza otras acciones…

F.O: Nuestra Asociación, La Unión de la Acción Feminista, desde 1987 es muy conocida, y tenemos socias, socios y antenas por todas partes (Sevilla, Granada…) es como en Túnez Afturd o la Atfd. Se trata de una organización bastante vanguardista que siempre ha luchado por la paridad, la justicia social y la no violencia. También trabajamos temas de la representación política, y hemos hecho proyectos de ley contra la trata de las mujeres. Fue la UAF la que logró un millón de firmas para el cambio histórico que se dio en la ley de familia en Marruecos, la “Mudawana”.

V.D: ¿Cómo empezaste a sensibilizarte sobre la cuestión de género? ¿Hubo algo que te marcara?

Supimos que nuestro profesor había violado a nuestra amiga. Al día siguiente, la estudiante no volvió. Al profesor tan sólo lo desplazaron a otro colegio

F.O: Mi infancia ha dado forma a la persona que soy hoy. Nací en una pequeña ciudad conservadora del sur. Yo iba al colegio con Latifa Jbabdi, la que luego sería fundadora del periódico feminista “8 Mars”. Un día, cuanto teníamos siete años, a una amiga nuestra, que era de una familia pobre, el profesor le dijo que se quedara en clase para borrar la pizarra… Como tardaba, fuimos a buscarla, y entonces vimos sangre… y ella sentada sobre la mesa, y el profesor tenía el pantalón bajado. Latifa empezó a gritar… y supimos en ese momento que nuestro profesor había violado a nuestra amiga. Al día siguiente, la estudiante no volvió. Al profesor tan sólo lo desplazaron a otro colegio… Latifa, cuando cuenta por qué se convirtió en feminista, siempre se refiere también a este episodio…Y a mí también me ha marcado toda la vida.

Además de pequeña debes hacer todo mientras tus hermanos no hacían nada… ¿Por qué yo? Me ha marcado hasta tal punto que cuando estuve embarazada no quería tener un niño, porque veía como los niños se comportaban con sus hermanas y sus madres…

V.D: Por último, ¿qué opinión tienes de la ley aprobada en Marruecos relativa a la violencia de género?

F.O: Se ha hecho con unas condiciones que no son aceptadas por los demócratas progresistas. Es una ley que ha sido confeccionada según los conservadores. Nosotras hemos intentado bloquearla, pero no lo hemos logrado. Han aprobado la ley por la noche, estando el parlamento vacío, y al final del año, antes de las vacaciones, para cogernos cansadas y desprevenidas, por lo que hemos expresado nuestra insatisfacción…

En la ley, a la mujer no se le considera como un individuo independiente, es o madre, o esposa, o hermana… La individualidad de la mujer no se toma en cuenta… y la forma en la que la ley habla de la mujer en la familia… La mujer como individua no se expresa, no es reconocida… Además, hay puntos que son una batalla para nosotras, como la violación conyugal, la cual no es incriminada ni reconocida… Hay algo positivo y es el reconocimiento del tema del acoso sexual, en la esfera privada, en el trabajo, etc. pero no hay nada sobre la prevención de la violencia. Además, no es una ley que haya sido realizada de forma participativa…

La ley habla de protección hecha a las mujeres, esta concepción sí que la aceptan porque ahí es el hombre el que protege y la figura de la mujer es como víctima… No les molesta hablar de protección, pero hablar de la emancipación de las mujeres, o de hacer valer los valores de la mujer, eso no…Y no hay sanciones para los violadores, los abusadores…

This page as PDF :: VERSIÓN EN PDF
Share

About Author

doma

doma

NO es NO - Feminismo. Ni un paso atrás - #sinconsentimientoesviolación